El árabe hambriento

Perdido en el desierto, un árabe infeliz,

ya medio muerto de sed, hambre y fatiga,

se encontró un envoltorio de vejiga,

la levantó, le sorprendió el sonido,

y dijo, de placer estremecido:

"Ostras deben ser, más al verterlas:

¡Ay!, exclamó, ¡Son perlas!"

En ciertas ocasiones, no le valen al rico sus millones...

                                                                                                                  Juan Hartzebusch