Oración contra el egoísmo

  Toca mi corazón, Señor,

para que descubra de verdad

que solo no puedo sobrevivir.

Muéstrame, Dios mío,

todo lo que puedo aprender de los demás,

aunque, a veces, me parezca que tienen poco para ofrecerme.

Abre mis ojos, Señor,

para que vea todo lo que tú Espíritu ha sembrado en ellos.

Libérame de todos los prejuicios

y no permitas que haga acepción de personas.

Derrama en mi interior, Señor,

una gran generosidad para que sea capaz de entregarme sin medida,

para que sepa compartir lo que tengo,

buscando la felicidad de los demás.

Ilumíname, Espíritu Santo,

para que reconozca los carismas que has derramado en mí,

y ayúdame a desarrollarlos para servir a los demás con desinterés.

Gracias por la preciosa aventura de la vida compartida. Amén.  

                                       

                                                                                                                            Víctor Manuel Fernández